domingo, 13 de octubre de 2013

Motivación en los equipos de trabajo

Me preguntaron: "¿Qué técnicas sueles utilizar para motivar a los integrantes de tu equipo?"

En primer lugar creo que no se puede motivar a nadie. La motivación sale de dentro, y creo que decir a alguien "motívate" puede ser lo más desmotivante que se puede hacer. Lo que recomiendo es conocer los elementos que pueden motivar a cada persona y ponérselos a su alcance.

Por ejemplo, no es lo mismo conseguir que un equipo de personas de alto rendimiento cuyo objetivo es progresar en su carrera profesional esté motivado (aunque sea realizando importantes sacrificios personales), que conseguir que un equipo de personas cuyo objetivo es mantener un trabajo de 9 a 6 para poder cubrir sus necesidades económicas lo esté. A los primeros les pondría carrera profesional como objetivo adicional, y les pondría a realizar tareas que suponen un desafío alcanzable para ellos (habitualmente no sabrán hacerlas y tendrán que aprender), alineado con sus necesidades de crecimiento profesional. A los segundos les pondría en tareas que saben hacer perfectamente, en las que se puedan desempeñar muy bien y puedan obtener un bono de rendimiento o productividad.

Tampoco es lo mismo conseguir que un equipo de 10 personas esté motivado, que conseguir que lo esté un equipo de 300. Mientras que se puede llegar a una buena relación con cada una de esas 10 personas y conocer sus elementos de motivación, es prácticamente imposible llegar a 300 personas, y entonces se debe formar a los mandos intermedios para que conozcan la forma de optimizar clima y el rendimiento del equipo.

Como se puede deducir de todo lo anterior, pienso que una comunicación cercana, fluida y honesta con cada persona es clave. Cada error, cada ocultación y cada mentira son bombas de relojería en la motivación de cada persona. Los errores son los más fáciles de subsanar, admitiéndolos y definiendo un plan para resolver el problema generado. Ocultar información, como por ejemplo, que el proyecto se va a complicar mucho y que requerirá trabajar dos fines de semana seguidos antes de una entrega, es otro error que dejará menor márgen de maniobra cuando se manifieste. Y mentir hará perder toda la credibilidad en la persona que ha mentido, es el peor de los males.

Son las conclusiones que extraigo en base a mi experiencia, no he tenido ninguna formación teórica al respecto. Espero que os sea de utilidad.