martes, 2 de julio de 2013

Smart Cities: reflexión sobre qué son y cómo se podrían modelar

Esta preciosa ciudad es Vancouver, lugar que tuve el privilegio de conocer gracias a un amigo.

Hace 7 años una compañera me hablaba de una gran propuesta que estaban preparando para una gran eléctrica acerca de "Smart Grids", algo muy novedoso, todo ello relacionado con un proyecto con fondos europeos. Era la primera vez que escuchaba el adjetivo "Smart" en este ámbito.

Poco más tarde, el adjetivo "Smart", casi siempre acompañado de IBM, fue apareciendo en múltiples ámbitos (transporte, salud, turismo...). Hoy sigue usándose para hablar de "Smart Cities", como concepto holístico e integrador, que se traduce a veces en cosas más o menos etéreas, a veces más aterrizadas y concretas, a veces en experiencias, y sobretodo en Tecnología: redes de sensores inalámbricas, Zigbee, M2M, nubes, el Internet de las Cosas (IoT), el Internet de Todas las Cosas (IoE), etc. y en un Ciudadano que todo el mundo espera que participe, como si no tuviera otra cosa que hacer. No me parece sensato "delegar" las soluciones o la responsabilidad de hallarlas en la participación ciudadada, pero eso es carne de otro artículo.

Las ciudades llevan siglos creciendo, si a eso le sumamos la globalización, una conciencia cada vez mayor por la sostenibilidad, la habitabilidad y la competitividad, la proliferación de las redes inalámbricas, la miniaturización de la tecnología, el aumento de la capacidad de almacenamiento y proceso, la automatización de procesos y toma de decisiones, la aparición de nuevos materiales, la ubicuidad de las redes sociales, la generalización de la innovación, y se aliña con la preocupación de ciudadanos y sobretodo de la Administración, nace el concepto "Smart City".

En mi opinión, el propósito fundamental de una iniciativa Smart City es la sostenibilidad, y aunque es un concepto algo escurridizo, nuestra conciencia nos dice que el sueño de la Smart City es maravilloso. La sostenibilidad genera iniciativas de cambio y les pone severos condicionantes. La innovación en la búsqueda de nuevos modelos de negocio y de relación forman parte inseparable de las iniciativas Smart City.

Una Smart City es un objetivo, una aspiración, una iniciativa, es un camino que sabemos que hay que recorrer, ya que no hay alternativa, pero del que no se conoce el final. Seguramente porque no lo hay. Lo que deben hacer las ciudades es preocuparse de ser cada vez más "Smarter".

Convertir una ciudad en Smart City es un propósito único en si mismo, no hay dos iguales, ni dos caminos iguales. Aspirar a Smart City es un fuerte movimiento que lleva años en marcha, aunque la mayoría de las veces todavía sea imperceptible. Por ejemplo, en España, prueba de que está trabajando mucho en ello puede verse aquí: http://www.redciudadesinteligentes.es/

No he sido capaz de encontrar un Modelo, un Marco Analítico, o Analytic Framework, que me satisfaga para abordar holísticamente, y desde el concepto base de sostenibilidad, los elementos involucrados en las iniciativas Smart City (o en una ciudad, que es casi "lo mismo").

Del año 2010 existe el modelo de Lee et Al., muy enfocado en la tecnología:

El 2011 la Fundación Telefónica aborda el problema desde las perspectivas de servicios y tecnologías:

 En 2012 CISCO ISBG propone un modelo que combina gestión y sectores:

Chourabi et Al. (2012) presentan en Hawaii el siguiente modelo:

En este último, declaran que la "Smart City" es una iniciativa (¡por fin! 100% de acuerdo), y define ocho "factores críticos" o "componentes fundamentales" para la iniciativa.

En 2012, Boyd Cohen, de SmartCitiesHub.com, publica la Smart Cities Wheel, framework que recoge 6 Smart Components con más de 100 indicadores para medir las "Smart Cities".


Actualmente (2013) IBM presenta sus servicios de Smart Cities (o Smarter Cities, como las llaman ahora) según los siguientes ámbitos, muy orientados a mapear con funciones públicas (para facilitar la venta de servicios a sus clientes):

En la web The Smarter City de IBM, una serie de vídeos desgranan un modelo diferente:

Echando un vistazo por España, IDOM plantea seis ámbitos:


Hay otros modelos, pero los que menciono más arriba me parecen los más relevantes entre los que he revisado.

Yo lo veo de otra forma. No es que los modelos anteriores estén mal, ni mucho menos, no los cuestiono. Observo la problemática de buscar soluciones desde otra perspectiva. Trato de aportar una mirada fresca, muy poco contaminada de los modelos existentes, y muy acostumbrada a utilizar otros modelos en el mundo de las telecomunicaciones e industrial.

En mi opinión, un modelo debe cumplir la función de ser holístico y exhaustivo. Debe servir de modelo de referencia para caracterizar cualquier ciudad, diseñar cualquier iniciativa Smart City analizando todos los aspectos involucrados directamente, y aquellos que son afectados indirectamente. Debe ser una herramienta de análisis que aporte sencillez y claridad al estudio de soluciones.

Visualizo el modelo de ciudad que lanza una iniciativa de Smart City (al que podría bautizar como Smart City Open Framework o SCOF) como un modelo multinivel, como eTOM o SCOR, donde el nivel más alto (o nivel 0) sería un nivel sencillísimo con sólo 3 elementos:
  • El gobierno de la ciudad / City Government
  • La ciudad en sí / City
  • Y la iniciativa Smart City / Smart City Initiative, esta última lo cubre todo como transformadora de los dos elementos anteriores.


El elemento Smart City Initiative contiene, conceptualmente y a alto nivel, las siguientes funciones: define una estrategia, unos objetivos, define iniciativas de mejora concretas, las planifica y ejecuta, monitoriza la ciudad, explora otras ciudades... La innovación se conjuga frecuentemente en este elemento.

El elemento de "City" podría tener 5 elementos de nivel 1:

SCOF - Smart City Open Framework - Ricard Bou (cc)


  • Living Beings / Seres Vivos: Humanos (habitantes, personas de paso), fauna (nativa, mascotas), flora (nativa, plantada). Están en el centro del modelo, las ciudades tienen que ser sostenibles por ellos.
  • Environment / Entorno: Natural (lugar, suelo, agua, cielo, clima, etc.), Artificial (edificios, carreteras, puertos, tendido eléctrico, redes de telecomunicaciones, etc.). Del entorno natural hay que tener en cuenta las catástrofes que puedan ocurrir para hacer la ciudad más sostenible (terremotos, inundaciones, huracanes, olas de calor, etc.). El entorno es proveedor de suministros y sumidero de residuos. Del entorno hay que diferenciar los seres vivos que se convertirán en suministro de los que tienen que estar considerados en el centro del modelo. Por ejemplo, los árboles de un parque son Living Beings, mientras que el bosque plantado para obtener madera es una parte del entorno que se convertirá en un suministro por medio de una actividad.
  • Supplies / Suministros: electricidad, comunicaciones, agua, gas, alimentos, materias primas, productos elaborados, etc. Todos los elementos que son entrada a una actividad son suministros. Hay suministros que provienen de fuera de la ciudad, y otros se generan en el entorno inmediato. También hay suministros que pueden convertirse directamente en residuos por el simple hecho de suministrarlos. Por ejemplo, tal es el caso de la electricidad, cuyo simple transporte desprende calor.
  • Activities / Actividades: económicas (sector privado, sector público, tercer sector), otras (ocio, sueño, etc.). Toda actividad que ocurre en una ciudad está dentro de este elemento, ya sea tan compleja como el transporte, o tan sencilla como el running, sea pública como recaudar impuestos, privada como vender fruta, o del tercer sector como la misa. Un mismo elemento del entorno podría ser considerado suministro o residuo en función de la actividad en la que intervenga. Por ejemplo, el cartón, que puede ser un residuo de una actividad, es un suministro para una planta de reciclado. Las actividades pueden extenderse a lo largo de varias ciudades.
  • Waste / Residuos: gases, líquidos, sólidos, calor, ruidos, etc. Una gran tarea de las Smart Cities es combatir la generación de residuos que ponen en riesgo la sostenibilidad de la ciudad: polución, aguas contaminadas, vertederos de basura, etc. Parte de los residuos quedarán en la ciudad, y parte saldrá de ella.
Los seres vivos que habitan en el entorno de la City realizan actividades, consumiendo suministros, y generando residuos. En el modelo utópico (sostenible), los suministros desde el exterior y residuos hacia el exterior son 0, y la ciudad es capaz de sostener el crecimiento natural de sí misma. La Smart City Initiative perseguirá el mantenimiento sostenible de seres vivos y entorno, la generación sostenible de suministros, el reciclaje sostenible de residuos, y la sostenibilidad de las actividades.

La red de dependencias entre los elementos de una ciudad es prácticamente infinita. Este modelo permite escoger un elemento y preguntarse qué otros elementos están relacionados con él, y cómo se puede incrementar la sostenibilidad en lo relativo a él.

La tecnología es un recurso clave para ayudar a alcanzar el objetivo de la sostenibilidad. Dicha tecnología será suministrada, instalada en el entorno, explotada y mantenida para obtener datos y actuar con el entorno para conseguir el fin para el que haya sido diseñada.

¿Cómo se puede usar el modelo propuesto?

Para cada ciudad debe haber un punto de partida en el que se trate de poblar el modelo con los elementos y problemas más relevantes de la misma. Es decir, se trata de capturar el modelo actual de la ciudad. Hallando los aspectos más relevantes se podrán identificar soluciones de mayor impacto. No se trata de enumerar exhaustivamente todos y cada uno de los elementos de la ciudad, pero sí buscar el 80/20.

Por ejemplo: Ciudad X, elemento "Actividad". El 20% de la actividad es Turismo, el 15% Hostelería, el 10% Administración, el 8% Servicios Profesionales, el 6% Servicios Bancarios, etc. Parece que para la Ciudad X es importante priorizar soluciones para el Turismo, la Hostelería y la Administración. Sería interesante medir la sostenibilidad de cada una de estas actividades y priorizar el análisis de soluciones en función del tamaño del problema o la potencial mejora.

"Actividad" no son sólo sectores, toda actividad o problema derivado de la actividad puede recogerse en este ámbito, con la generalidad o el detalle que requiera cada caso.

A continuación, habría que elegir un problema, o un elemento de análisis. Por ejemplo: los atascos en el centro (actividad), los ruidos en el hospital que hay cerca de la autopista (residuo), el abastecimiento de agua potable en las cada vez más frecuentes sequías (suministro), la accesibilidad de los lugares públicos para una población que envejece (entorno), o el control de palomas en plazas y parques (seres vivos).

El problema a elegir puede ser muy concreto o muy amplio, parece evidente que cuanto más amplio más complejo será su análisis, pero por otra parte, también parece evidente que cuando más amplio mayores costes y beneficios se pueden esperar de la solución.

Escogido el problema y su elemento principal, revisar el resto de elementos relacionados para ver cómo intervienen actualmente en el problema, caracterizándolo. Por ejemplo, con respecto a "atascos en el centro" algunas preguntas podrían ser: ¿quienes intervienen? ¿qué actividades están desempeñando? ¿por qué? ¿qué consumen? ¿qué residuos generan? ¿dónde ocurren? ¿cuándo? ¿cómo afecta al entorno? ¿afecta el clima? ¿cómo afecta a la economía? Etc.

Seguidamente se explorarán soluciones puestas en marcha por otras ciudades, se tratarán de hallar soluciones mejores, se innovará, y se definirán acciones que mejoren todos los parámetros y todas las respuestas a las preguntas anteriores (o la mayoría), de modo que se pueda determinar que la alternativa a la situación actual es más sostenible (más eficiente, menos ruidos, menos polución, más productividad, etc.).

Hallada la solución, se definirá un plan, se ejecutará y se medirán los resultados. Con el tiempo y la ejecución de iniciativas, la City y su modelo tienen que ir mejorando.

He considerado en todo momento que el liderazgo es del elemento "Smart City Initiative", que debe ser público. Otras partes (privados, tercer sector, ciudadanos...) pueden participar de múltiples formas, pero en ningún caso ejercerán el control o liderazgo, ni tendrán responsabilidad última de lo que ocurre en la ciudad.

Ejemplos como Waze pueden mejorar el tráfico, lo cual redunda en beneficios para la ciudad, pero ¿es Waze una iniciativa Smart City? ¿Deja de serlo por ser 100% privada? ¿Tiene sentido que el sector privado lance una iniciativa Smart City? ¿Tiene sentido hacer este tipo de reflexiones?

Poner en marcha una iniciativa "Smart City" no es una opción, sino una necesidad. Las ciudades competirán entre ellas cada vez más. Objetivos secundarios de la sostenibilidad, como la habitabilidad, la movilidad o la competitividad, cobrarán relevancia, pues aquellas ciudades con mejores parámetros serán capaces de entregar mejor calidad de vida a sus habitantes y tendrán mayor capacidad de atracción. Aquellas que pierdan la batalla, por definición, no serán sostenibles.

PD: No me gusta traducir "Smart City" por "Ciudad Inteligente". Me gusta pensar que "Smart" se ha usado, además, para reflejar una ciudad "bien hecha", "estupenda", "impecable".

Actualizado el 8 de julio de 2013.

No hay comentarios: