viernes, 5 de julio de 2013

Mi jefe es muy cruel, y maravilloso


Mi jefe es muy cruel. A veces...
  • Mi jefe me pide cosas, me engaña creándome falsas ilusiones para que me esfuerce al máximo, y cuando llega el momento de la verdad pasa de mí. Cuando le pregunto qué piensa de mi trabajo o mi esfuerzo me dice que ya no le interesa.
  • Mi jefe no me explica bien lo que quiere, aunque hablemos de ello una y mil veces, y cuando tiene lo que me ha pedido, me dice que quiere otra cosa.
  • Mi jefe no entiende que tengo que pagar un montón de cosas para entregarle lo que necesita, y me aprieta mucho.
  • Mi jefe no se conforma con que las cosas estén medio bien, no le vale un 5, como en la universidad, y la perfección de un 10 sigue siendo poco para él.
  • Mi jefe me amenaza con no pagarme o con denunciarme si hago las cosas mal.
  • Mi jefe me paga tarde, le importa muy poco que tenga gastos, ese es mi problema.
  • Mi jefe no me paga, porque me contrató sabiendo que no tenía cómo pagarme todo lo que iba a hacer.
Esas son algunas de las lindezas que puede hacer mi jefe. A veces no sé si con mi jefe voy a ganar dinero o lo voy a perder. Todo puede pasar. Y este jefe existe, hay muchos como él, no me lo he inventado.

Si eres emprendedor/a o empresario/a ya lo habrás entendido: tu jefe es el cliente, el mercado. Obviamente eso es sólo a veces, los jefes también dan muchas alegrías. ¡Tu jefe puede ser maravilloso! Tienes que conocerle muy bien.

Antes de emprender, tienes que tener muy claro cómo es tu jefe, y hacer que se enamore de tí. Será maravilloso.

No hay comentarios: