martes, 23 de agosto de 2011

En la siguiente década las máquinas programarán por nosotros

AI.

AI es la abreviatura de Artificial Intelligence, y también es la forma en que se pronuncia el kanji de la izquierda. Ai en japonés significa amor. Este post va de lo primero, inteligencia artificial.

Leyendo acerca de La Singularidad (he añadido una referencia más abajo, en el post del Ensayo sobre el Cerebro Humano) y entendiendo las capacidades de las redes neuronales artificiales actuales, he llegado a la conclusión de que la ingeniería informática tiene los lustros contados, y que la consultoría de desarrollo e implantación de sistemas tal como la conocemos hoy día, también.

La programación entrega soluciones mediante el uso de un determinado lenguaje que utiliza los elementos disponibles en un sistema. La parte concreta y conocida son los elementos del sistema y cómo responden, el trabajo del ingeniero informático es el análisis del problema y entregar la solución mas segura y eficiente con los elementos disponibles.

Dado un problema, el ingeniero hace las preguntas adecuadas al que plantea el problema para determinar la implementación de la solución. Si coges dos ingenieros, la solución implementada será distinta, seguramente subóptima, y es probable que las conversaciones con uno y con otro sean totalmente distintas.

El día que seamos capaces de cambiar el ingeniero por una AI conseguiremos cosas increíbles. Conseguiremos hablar con la AI para especificarle el problema, y la AI nos irá haciendo preguntas para ir concretando progresivamente la solución. La AI dirigirá la conversación haciendo todas las preguntas necesarias para no dejar ningún cabo suelto. Seguramente al principio siga siendo necesario el ingeniero, para hablar el idioma de la AI, pero con el tiempo será cada vez menos necesario.

La ventaja es que la AI será capaz de programar a velocidad de vértigo, probar diferentes soluciones, incluso volumetrías, y codificar sin errores. El código será altamente eficiente y seguro, y probablemente sólo sea diferente si la especificación (la conversación con la AI) es diferente.

De hecho, estoy seguro de que HOY ES PERFECTAMENTE VIABLE desarrollar un sistema que sea capaz de escribir preguntas y escuchar respuestas para programar partes sencillas de código. Luego, sólo habría que construir sobre esa base, para hacer programas y proyectos más y más complejos.

Diseñé un software tremendamente complicado hace unos años, disponía de un equipo de lujo entonces, y me siento muy orgulloso de aquel trabajo, aunque tuvo un coste personal muy importante para la mayoría. Estoy totalmente seguro de que sería capaz de crear algo así, y me encantaría hacerlo. Me parece un interesantísimo desafío.

Acerca de Telefónica, entre otros

Hoy mi amigo Joaquín (http://twitter.com/jguerrero_gar) comparte como siempre información muy interesante del mundo Telco, y twittea un artículo de Expansión acerca de Telefónica y su estrategia global de terminales móviles. Lectura muy recomendable.

Recuerdo, cuando colaboré con él, con Jesús Martín, con Julio Echenique y otros en la elaboración de un White Paper de MVNO hace más de 5 años, ya nos preguntábamos y debatíamos acerca de cómo las telco podrían evitar convertirse en compañías de commodities en el largo plazo. Esa pregunta ya estaba en la mesa de CEOs y presidentes de operadoras, pero entonces no escocía tanto como ahora.

Hay que tener cierta consciencia de lo que es cada compañía antes de rasgarse las vestiduras, no hay dejarse llevar tanto por lo que valen en bolsa ahora. Por ejemplo, Apple ha vendido 100 millones de iPhones, y Telefónica tiene 295 millones de clientes. Telefónica tiene clientes corporativos a los que cobra millones de euros al año. Sólo por dar algunos datos. Ya lo dije en el post anterior: hay que tener mucho cuidado con Apple en bolsa ahora, es una burbuja que estallará en algún momento.

No tengo la solución, pero tengo algunas ideas, de todo tipo:
  • Crear una compañía de terminales open source. El Open Source Hardware tiene un modelo de negocio del que se puede vivir. Con ello se puede capitalizar mucha inteligencia, establecer barreras en el mercado con licencias abiertas, crear buenos terminales competitivos, generar una masa crítica de desarrolladores, etc.
  • Crear una tienda abierta (si es que hace falta, dado que llega HTML5). Totalmente en línea con lo anterior, el 100% de los ingresos para el creador, y el creador mantiene la tienda viva con donativos sugeridos. Si la Wikipedia sobrevive, ésto con más razón.
  • ¿Se puede instalar otro navegador que no sea Safari en los dispositivos de iOS? ¿Y Chrome en Android? ¿Y qué pasa con antitrust? Creo que en su día Microsoft lo pasó muy mal con eso.
  • Eliminar parte de los sistemas de patentes del mundo. Hay muchas cosas que no deberían ser patentables, y muchas otras patentes que deberían ser sustituidas por un precio justo de uso. Hay que simplificar la gestión de la propiedad intelectual global, enriquece demasiado a muy pocos, pone barreras al desarrollo eficiente de la industria, y perjudica a los usuarios finales con precios más altos.
  • Todo lo contrario: generar un nuevo estándar de telecomunicaciones y venderlo caro a ciertas compañías.
  • Otra cosa totalmente diferente: no resistirse a la comoditización, ir hacia ella a toda velocidad y llegar el primero, por lo que respecta al segmento residencial, desde ahí capturar volumen de clientes, y luego comprar empresas de aportación de valor. En el segmento corporativo hay que seguir aportando valor.
Espero haber despertado alguna neurona a alguien. Hay que romper esquemas.

sábado, 20 de agosto de 2011

AppStore, Blackberry App World, Android Market... o HTML5

¿HTML5 podrá matar el AppStore, el Blackberry App World, el Android Market y otros (si es que llegan a aparecer)? Pues al parecer la guerra está servida.

En Apple son muy listos. La gente se queja de que no se pueden ver contenidos Flash en su navegador, y es porque Flash permite desarrollar juegos y que el usuario los use sin necesidad de comprar a través de su AppStore.

Sin embargo, han estado potenciando fuertemente HTML5, y curiosamente también implementarán en su Safari móvil (iOS4.2) una tecnología que se llama WebSockets que permite que se pueda interactuar con una página web sin necesidad de recargarla, y que el servidor se comunique con la página web directamente, es una funcionalidad clave para aplicaciones y juegos. Tanto Blackberry como Android también soportan HTML5 completamente, por lo que se podrán usar aplicaciones y jugar a juegos online en sus dispositivos sin necesidad de descargarlos de sus tiendas, simplemente accediendo a la página web que contenga a la aplicación o juego. El único inconveniente parece que será que para jugar habrá que acceder a una web, en vez de tener un icono en la pantalla. Eso Firefox lo solventa con Prism, allá donde se puede instalar.


Por otra parte, HTML5 es un estándar abierto, y para desarrollar en HTML5 no es necesario pagar, cosa que no es así si quieres desarrollar una aplicación para el AppStore. Una aplicación HTML5 funcionará en todos los dispositivos móviles, tabletas, PCs y con el tiempo TVs. ¿Qué va a pasar? Me puedo hacer una idea: con el tiempo estos markets no verán un duro.

A todo esto, de este escenario surge una idea de negocio muy clara: entregar un servicio que permita a los desarrolladores de aplicaciones y juegos en HTML5 registrar y cobrar a sus usuarios. Creo que los señores de BACHBill lo tienen muy claro (o deberían tenerlo).

Volviendo a Apple, mi opinión es que Apple está sobrevalorado, muchísimo, y este hecho puede hacer estallar su particular burbuja. Leía ayer que Apple vale más que todos los bancos de la eurozona. Pensad treinta segundos y veréis que eso es absurdo, tan absurdo como la fiebre .com, o la burbuja inmobiliaria. Lamentablemente, las sobrevaloraciones, en economía, se pagan muy duramente. Esperemos que se den prisa y reaccionen ante esto, o diversifiquen su negocio ahora que tienen caja (léase mucho valor).