domingo, 23 de enero de 2011

Ratón perpetuo


Lo de la foto es un Magic Mouse de Apple, y es genial.

Hay muchos ratones wireless, menos que sean bluetooth, y sólo este (que yo sepa) con funcionalidad multitouch en su superficie.

Pero creo que a los ratones aún se les puede hacer algunas mejoras que creo que mejorarían significativamente la experiencia del usuario.

Primero: quitar las malditas pilas.
Está bien, se pueden recargar, puedo tener pilas de repuesto, pero eso puede no ocurrir y entonces maldices al ratón.
El ratón es un instrumento que por su función tienes que moverlo para usarlo. En los ratones con bola, se podría haber usado la rotación de la bola para generar energía, pero ahora eso ya no es posible.
Se me ocurren tres modos para capturar energía:
 - Fotovoltáica: Capturar la energía de la luz mientras no se usa. Malo para los usos intensivos, porque el usuario tapa continuamente la fuente de energía y no hay momento para la recarga.
 - Cinética: Hay relojes automáticos, ¿verdad? ¿Podría usarse esa tecnología para alimentar el ratón mientras se mueve? Seguramente. Es más, si se le acaba "la cuerda" bastaría con agitarlo y volvería a la vida.
 - Electromagnética: Estamos rodeados de ondas electromagnéticas en diferentes frecuencias. ¿Qué tal si capturamos esa energía a través de antenitas para alimentar el ratón?

Lo óptimo podría ser combinar las tres posibilidades.

Y Segundo: quitar el laser.
No sé si os ha pasado a vosotros, pero yo tengo problemas frecuentemente para encontrar superficies en las que los ratones láser funcionen bien. El problema está en el color de las superficies. O en que tengo muy mala suerte, o muy mal gusto eligiendo muebles :)
Creo que no hacen falta ni bolas ni lásers para detectar el movimiento del dispositivo. ¿Cuándo harán ratones con acelerómetros?

Para llegar comercializar a un ratón de este tipo existen algunos retos tecnológicos por resolver, como analizar si la energía que se puede generar por esos diferentes métodos es suficiente para el funcionamiento del dispositivo, pero otros ya están resueltos. Pienso que el principal desafío es hacer que el coste de producirlos sea lo bastante bajo como para que sean atractivos para el mercado masivo, o definir muy bien el nicho de mercado al que dirigirlos (con alto poder adquisitivo, como altos ejecutivos).

PD: Antes lo de la foto NO era un Magic Mouse, ahora sí. Como no soy nada maquero Google me engañó fácilmente.

lunes, 17 de enero de 2011

Dos twitters

La mayoría afirman que en twitter tienes que decir lo que te apetezca, tanto lo profesional como lo personal, que darle un toque personal le da "sal" al asunto.

Yo prefiero mantener dos cuentas twitter por separado, a quien le interese cómo soy y lo que hago en lo personal, que siga mi cuenta personal, y a quien le interesen la innovación y las telecomunicaciones, que siga la profesional. Y por supuesto, si a alguien le interesa todo, que lo siga todo... ¡Con lo fácil que es seguir dos cuentas!

El personal lo tengo vinculado con Facebook, así mis tweets personales se publican en mi perfil.

Aquí tenéis las dos:

martes, 11 de enero de 2011

Reflexión: efectos secundarios de la innovación

Usemos el concepto de "destrucción creativa" (Creative Destruction, creado en la teoría económica Marxista y popularizado por Joseph Schumpeter en Capitalismo, Socialismo y Democracia, 1942).

El mundo empresarial es cada vez más consciente de lo que significa innovar, cada vez hay más personas preocupadas y ocupadas por la innovación y esto crea valor... Pero también lo destruye. Empresas y modelos de negocio se ven abocados a la desaparición por la innovación de terceros. Cada vez que una organización crea, está destruyendo algo. Además se produce un efecto de realimentación: cuanta más consciencia existe de ello, más preocupación y ocupación en innovación existe. Cada vez se innovará más, se destruirá más, y los ciclos se acortarán.

Por otra parte, para la sociedad también existe creación de valor, y destrucción. Tenemos acceso a nuevos productos y servicios, pero podemos perder acceso al mercado laboral porque nuestra empresa quiebra o nuestro conocimiento resulta obsoleto porque han cambiado las reglas del juego.

En los próximos años (y puede que para siempre) lo que podemos esperar es un crecimiento de la inestabilidad laboral y una competencia fiera por nuestra atención (Posts relacionados: Una visión del mundo empresarial dentro de 10 años), por lo que como personas tendremos que aprender a reinventarnos, a gestionar nuestro tiempo para dedicarlo a lo que queremos, y a ahorrar para hacer frente a situaciones de inestabilidad. Y en nuestras empresas, será cada vez más relevante la (todavía infravalorada) aportación de valor que podamos hacer para ayudar a innovar.
 
Tómate la píldora de la innovación, la necesitas, y ¡ojo con los efectos secundarios!