martes, 23 de agosto de 2011

En la siguiente década las máquinas programarán por nosotros

AI.

AI es la abreviatura de Artificial Intelligence, y también es la forma en que se pronuncia el kanji de la izquierda. Ai en japonés significa amor. Este post va de lo primero, inteligencia artificial.

Leyendo acerca de La Singularidad (he añadido una referencia más abajo, en el post del Ensayo sobre el Cerebro Humano) y entendiendo las capacidades de las redes neuronales artificiales actuales, he llegado a la conclusión de que la ingeniería informática tiene los lustros contados, y que la consultoría de desarrollo e implantación de sistemas tal como la conocemos hoy día, también.

La programación entrega soluciones mediante el uso de un determinado lenguaje que utiliza los elementos disponibles en un sistema. La parte concreta y conocida son los elementos del sistema y cómo responden, el trabajo del ingeniero informático es el análisis del problema y entregar la solución mas segura y eficiente con los elementos disponibles.

Dado un problema, el ingeniero hace las preguntas adecuadas al que plantea el problema para determinar la implementación de la solución. Si coges dos ingenieros, la solución implementada será distinta, seguramente subóptima, y es probable que las conversaciones con uno y con otro sean totalmente distintas.

El día que seamos capaces de cambiar el ingeniero por una AI conseguiremos cosas increíbles. Conseguiremos hablar con la AI para especificarle el problema, y la AI nos irá haciendo preguntas para ir concretando progresivamente la solución. La AI dirigirá la conversación haciendo todas las preguntas necesarias para no dejar ningún cabo suelto. Seguramente al principio siga siendo necesario el ingeniero, para hablar el idioma de la AI, pero con el tiempo será cada vez menos necesario.

La ventaja es que la AI será capaz de programar a velocidad de vértigo, probar diferentes soluciones, incluso volumetrías, y codificar sin errores. El código será altamente eficiente y seguro, y probablemente sólo sea diferente si la especificación (la conversación con la AI) es diferente.

De hecho, estoy seguro de que HOY ES PERFECTAMENTE VIABLE desarrollar un sistema que sea capaz de escribir preguntas y escuchar respuestas para programar partes sencillas de código. Luego, sólo habría que construir sobre esa base, para hacer programas y proyectos más y más complejos.

Diseñé un software tremendamente complicado hace unos años, disponía de un equipo de lujo entonces, y me siento muy orgulloso de aquel trabajo, aunque tuvo un coste personal muy importante para la mayoría. Estoy totalmente seguro de que sería capaz de crear algo así, y me encantaría hacerlo. Me parece un interesantísimo desafío.

Acerca de Telefónica, entre otros

Hoy mi amigo Joaquín (http://twitter.com/jguerrero_gar) comparte como siempre información muy interesante del mundo Telco, y twittea un artículo de Expansión acerca de Telefónica y su estrategia global de terminales móviles. Lectura muy recomendable.

Recuerdo, cuando colaboré con él, con Jesús Martín, con Julio Echenique y otros en la elaboración de un White Paper de MVNO hace más de 5 años, ya nos preguntábamos y debatíamos acerca de cómo las telco podrían evitar convertirse en compañías de commodities en el largo plazo. Esa pregunta ya estaba en la mesa de CEOs y presidentes de operadoras, pero entonces no escocía tanto como ahora.

Hay que tener cierta consciencia de lo que es cada compañía antes de rasgarse las vestiduras, no hay dejarse llevar tanto por lo que valen en bolsa ahora. Por ejemplo, Apple ha vendido 100 millones de iPhones, y Telefónica tiene 295 millones de clientes. Telefónica tiene clientes corporativos a los que cobra millones de euros al año. Sólo por dar algunos datos. Ya lo dije en el post anterior: hay que tener mucho cuidado con Apple en bolsa ahora, es una burbuja que estallará en algún momento.

No tengo la solución, pero tengo algunas ideas, de todo tipo:
  • Crear una compañía de terminales open source. El Open Source Hardware tiene un modelo de negocio del que se puede vivir. Con ello se puede capitalizar mucha inteligencia, establecer barreras en el mercado con licencias abiertas, crear buenos terminales competitivos, generar una masa crítica de desarrolladores, etc.
  • Crear una tienda abierta (si es que hace falta, dado que llega HTML5). Totalmente en línea con lo anterior, el 100% de los ingresos para el creador, y el creador mantiene la tienda viva con donativos sugeridos. Si la Wikipedia sobrevive, ésto con más razón.
  • ¿Se puede instalar otro navegador que no sea Safari en los dispositivos de iOS? ¿Y Chrome en Android? ¿Y qué pasa con antitrust? Creo que en su día Microsoft lo pasó muy mal con eso.
  • Eliminar parte de los sistemas de patentes del mundo. Hay muchas cosas que no deberían ser patentables, y muchas otras patentes que deberían ser sustituidas por un precio justo de uso. Hay que simplificar la gestión de la propiedad intelectual global, enriquece demasiado a muy pocos, pone barreras al desarrollo eficiente de la industria, y perjudica a los usuarios finales con precios más altos.
  • Todo lo contrario: generar un nuevo estándar de telecomunicaciones y venderlo caro a ciertas compañías.
  • Otra cosa totalmente diferente: no resistirse a la comoditización, ir hacia ella a toda velocidad y llegar el primero, por lo que respecta al segmento residencial, desde ahí capturar volumen de clientes, y luego comprar empresas de aportación de valor. En el segmento corporativo hay que seguir aportando valor.
Espero haber despertado alguna neurona a alguien. Hay que romper esquemas.

sábado, 20 de agosto de 2011

AppStore, Blackberry App World, Android Market... o HTML5

¿HTML5 podrá matar el AppStore, el Blackberry App World, el Android Market y otros (si es que llegan a aparecer)? Pues al parecer la guerra está servida.

En Apple son muy listos. La gente se queja de que no se pueden ver contenidos Flash en su navegador, y es porque Flash permite desarrollar juegos y que el usuario los use sin necesidad de comprar a través de su AppStore.

Sin embargo, han estado potenciando fuertemente HTML5, y curiosamente también implementarán en su Safari móvil (iOS4.2) una tecnología que se llama WebSockets que permite que se pueda interactuar con una página web sin necesidad de recargarla, y que el servidor se comunique con la página web directamente, es una funcionalidad clave para aplicaciones y juegos. Tanto Blackberry como Android también soportan HTML5 completamente, por lo que se podrán usar aplicaciones y jugar a juegos online en sus dispositivos sin necesidad de descargarlos de sus tiendas, simplemente accediendo a la página web que contenga a la aplicación o juego. El único inconveniente parece que será que para jugar habrá que acceder a una web, en vez de tener un icono en la pantalla. Eso Firefox lo solventa con Prism, allá donde se puede instalar.


Por otra parte, HTML5 es un estándar abierto, y para desarrollar en HTML5 no es necesario pagar, cosa que no es así si quieres desarrollar una aplicación para el AppStore. Una aplicación HTML5 funcionará en todos los dispositivos móviles, tabletas, PCs y con el tiempo TVs. ¿Qué va a pasar? Me puedo hacer una idea: con el tiempo estos markets no verán un duro.

A todo esto, de este escenario surge una idea de negocio muy clara: entregar un servicio que permita a los desarrolladores de aplicaciones y juegos en HTML5 registrar y cobrar a sus usuarios. Creo que los señores de BACHBill lo tienen muy claro (o deberían tenerlo).

Volviendo a Apple, mi opinión es que Apple está sobrevalorado, muchísimo, y este hecho puede hacer estallar su particular burbuja. Leía ayer que Apple vale más que todos los bancos de la eurozona. Pensad treinta segundos y veréis que eso es absurdo, tan absurdo como la fiebre .com, o la burbuja inmobiliaria. Lamentablemente, las sobrevaloraciones, en economía, se pagan muy duramente. Esperemos que se den prisa y reaccionen ante esto, o diversifiquen su negocio ahora que tienen caja (léase mucho valor).

viernes, 27 de mayo de 2011

Ensayo sobre el cerebro humano - La ignorancia es muy atrevida

Tan atrevida que a veces uno llega a decir barbaridades.

Aún recuerdo un día en el que, camino a la Universidad, discutía con un amigo que estudiaba química, acerca de varias cosas que me daban vueltas en la cabeza. Yo estaba cursando una asignatura de sistemas complejos, y se hablaba de autómatas de clase IV. Yo defendía que si en el universo se podían dar autómatas de clase IV, y otros niveles de complejidad, el universo en sí era un autómata de clase IV, y que Dios en sí mismo era un autómata de clase IV... Pues eso, que la ignorancia es muy atrevida... Y lo bueno es que da que pensar.

Otro día, con un compañero de Teleco, a colación de Fourier, sus series y sus transformaciones, defendía que el Universo podía ser representado por dichas series, y como tal, el Universo no era más que información. Por lo menos, no soy el único que lo piensa.

Años más tarde, a raíz del artículo que escribí acerca de la luna y las placas tectónicas, intercambié algunos twitts con un amigo físico, básicamente para preguntarle de dónde salía la descomunal cantidad de energía necesaria para mover el agua del mar en las mareas, qué trabajo ejerce, y cómo se disipa esa energía. Si era generada por la "fuerza" de la Gravedad, ¿por qué no se agota dicha "Fuerza"? Si se agota, ¿cómo se notaría su agotamiento? Y llegaba a la conclusión de que la fuerza de la gravedad no era una fuerza, sino una dimensión. No soy el único que tenía estas dudas, sin embargo, si no es ni una fuerza ni una dimensión, tal vez sea simplemente algo a lo que no se le ha puesto nombre, algo nuevo, o simplemente, la gravedad.

Y tras este tremendo derroche de ignorancia y atrevimiento, voy a rizar el rizo y a aventurarme con las redes neuronales, y en particular, el cerebro.

Empezaré transgrediendo, y diré que el cerebro es una consecuencia del resto del cuerpo y de su entorno, de lo que el cuerpo le transmite y viceversa. El cerebro es un órgano plástico. El cuerpo humano siente su alrededor a través de diferentes órganos y sentidos que se van desarrollando, y envían la información al cerebro, el cual se va desarrollando también conforme recibe más cantidad y diversidad de estímulos. La etapa de la vida de mayor desarrollo corporal y verbal es la época de mayor desarrollo cerebral. El cerebro no sólo tiene capacidad de recibir estímulos, sino también de emitirlos para interactuar con el entorno y realimentarse con los estímulos que produce el entorno. El cerebro se va desarrollando y moldeando conforme interactúa con el entorno, se va educando. Recibe estímulos de lo que está bien (satisfacción, felicidad) y de lo que está mal (dolor, miedo) para garantizar su supervivencia. Cuerpos diferentes y/o interacciones con el entorno diferentes implican cerebros diferentes. Con el tiempo, el cerebro adquiere consciencia e incluso es capaz de autoprogramarse. Esta forma de verlo es altamente coherente con la Evolutionary Psychology, artículo de la Wikipedia que os recomiendo encarecidamente, para empezar.

Si somos capaces de hablar es porque tenemos órganos capaces de hacerlo (nuestra lengua, boca y cuerdas vocales tienen una motricidad muy fina y nuestro cerebro ha adquirido la habilidad de usarlas -tienen una elevada sensibilidad y un control muscular muy fino), y porque el paso de los siglos y la educación generación tras generación nos ha ayudado a asociar palabras a objetos y conceptos. Por esos motivos, otras especies tienen capacidades de comunicación más limitadas, por lo limitado de sus cuerpos para establecer comunicación. El razonamiento consciente humano es una consecuencia de lo anterior. Y también está limitado por estos mismos órganos: ¿podemos razonar conscientemente a una velocidad superior a la velocidad de nuestras palabras o conceptos? A veces, ni siquiera hablando mentalmente más rápido. Y eso es así porque nuestro cerebro ha sido educado o limitado por nuestros órganos, nuestro cuerpo, de esa manera.

Sabemos que la principal funcionalidad de las redes neuronales es el reconocimiento de patrones, y eso es precisamente lo que hace nuestro cerebro, ni más ni menos.

Es Daniel Goleman en su libro Inteligencia Emocional quien nos habla del flow, de la educación temprana en ámbitos específicos, del desarrollo de genios y/o superdotados, de su interacción con el entorno, el sacrificio y el CI... La educación temprana, o la observación del talento de nuestros hijos en momentos tempranos de su vida, permitirán una realimentación y potenciación de determinadas funciones cerebrales para el desarrollo del talento de estas personitas. Si te interesa el tema de la educación de los niños te recomiendo mirar algunas cosas de Sir Ken Robinson. Él no habla de flow, sino de el elemento. De todo ello deduzco que reforzar el procesado de patrones (educar, realimentar) en épocas de crecimiento y desarrollo del cerebro facilita su mejor ejecución (comparativamente a otros cerebros) para el resto de la vida.

Volviendo al centro de la reflexión, creo que se pueden crear cerebros artificiales (simplificados), y para ello el fundamental la interacción con el entorno, y es clave entender el mecanismo de realimentación del cerebro (bien vs mal / el que crea nuevas neuronas y nuevos enlaces entre neuronas). Si fuéramos capaces de crear un cuerpo humano artificial, implantar una génesis de cerebro artificial con dichos mecanismos de realimentación y educarlo, habríamos creado una mente humana.

Un experimento que se puede hacer, y que voy a hacer (ya veremos cómo y cuando), es el de diseñar una red neuronal con un mecanismo de realimentación, implantarlo en un robot que tenga las capacidades de sentir e interactuar con el entorno, y educarlo durante largo tiempo. Estoy seguro de que aprenderá del entorno, convergerá a un comportamiento lógico de acuerdo a sus interfaces con el entorno y su educación. También estoy seguro de que el comportamiento será más complejo y llevará más tiempo convertirse en un comportamiento estable cuanto mayor sea la cantidad, riqueza, o lentitud de sus interfaces, y en consecuencia, mayor tenga que ser el número de neuronas y enlaces. También creo que el número de neuronas y conexiones vendrá determinado por la complejidad de las interfaces con el entorno y la riqueza de las interacciones.

Y lo mejor sería no crear un único robot, sino varios, y dejar que interactúen entre ellos, seguro que acaban hablando si tienen los interfaces adecuados (he buscado y he encontrado este reciente artículo, interesantísimo! Da que pensar que no voy muy desencaminado, no?).

Me gustaría leer alguna opinión. ¡Gracias!

Añadido 23/08/2011: de repente me doy cuenta que se ha puesto de moda hablar de La Singularidad Tecnológica. Lo añadiré a las etiquetas, el "ensayito" que recojo más arriba tiene algo que ver con ello.

miércoles, 30 de marzo de 2011

NFC y reconocimiento biométrico (huella dactilar, voz...)

Leyendo algunas cosas de NFC en los móviles, creo que estaría bien que complementasen esa tecnología con un lector de huellas dactilares en el lateral del terminal, de modo que al hacer un pago en vez de pulsar un pin o frotar un garabato en la superficie del smartphone, pases el dedo por una ranurita y listo.

En realidad cualquier verificador biométrico podría servir, como por ejemplo, un reconocedor de voz que escucha la palabra clave que muestra en la pantalla. Es más sencillo, ¿no? Aunque imagino que dará problemas en ambientes ruidosos.

martes, 22 de marzo de 2011

Calendario con geointeligencia

Continuamente me encuentro con una dificultad: gestionar el agendamiento de reuniones con personas que se están moviendo por la geografía.

Pienso que ya es tecnológicamente viable la integración de geointeligencia con el calendario de modo que se entreguen varias funcionalidades muy útiles.

La primera es bien trivial, que es presentar un mapa al pulsar el Lugar en el que es la reunión, así como la ruta desde el lugar en el que me encuentro, o la ruta desde el lugar de la última reunión, y tiempo de recorrido.

La segunda es más avanzada, y se trata de establecer avisos en función de la distancia a la que se encuentra el usuario. Si el trayecto es media hora, me gustaría que mi agenda me avisase 15 minutos antes de salir hacia el destino. Idealmente la antelación del aviso podría tener en cuenta mi medio de transporte y el estado del tráfico. Adicionalmente, en el agendamiento se podrían reservar bandas temporales antes y después de la reunión para considerar los desplazamientos hacia y desde el lugar de reunión, e incluso proponer la realización de llamadas telefónicas pendientes, por ejemplo.

La tercera, también avanzada, consiste en tener en cuenta el canal de comunicación y la distancia a la que se encuentran los asistentes al establecer una reunión. Por ejemplo, si establezco que el canal de comunicación en la reunión es telefónico, el agendamiento presentará automáticamente los teléfonos de los asistentes o un bridge telefónico. Si establezco que el canal de comunicación es presencial, y se establece un lugar de reunión (por ejemplo, en Madrid), el sistema de agendamiento tendrá en cuenta el lugar físico probable en el que se encontrarán los asistentes, y si, de acuerdo a sus reuniones previas, la reunión es viable o no. Por ejemplo, si dos asistentes estamos en Madrid y el tercero se encontrará en Barcelona 30 minutos antes del inicio de la reunión, se presentará como "presencialmente inviable". Para ello la agenda tiene que interpretar y tener en cuenta los viajes y desplazamientos de los asistentes.

miércoles, 9 de marzo de 2011

Reflexiones sobre la estrategia de Apple (II)

Leyendo este post acerca de la estrategia de Apple me he animado a escribir esto:

Hay dos elementos que me llaman poderosamente la atención y que pueden contribuir a la reflexión sobre su estrategia:

1) Step concept: Cuando piensan en un concepto (ojo, no digo producto, porque es más complejo que eso), piensan en la solución completa y perfecta, luego piensan en el roadmap que debe seguir ese concepto en los próximos años. Introducen inicialmente una solución sencilla (low cost / lean), elegante pero sencilla, con lo esencial como para que sea una prueba que les salga barata, pero que implemente el concepto, y con ello testean el mercado. Si te pueden vender EL PRODUCTO QUE IMPLEMENTA EL CONCEPTO todos los años, ¿para qué van a invertir mucho más en sacar un dispositivo perfecto? Si puedes fallar, falla barato. Y Apple también ha estado fallando hasta que ha dado con la gallina de los huevos de oro, gran ejemplo de innovación. Curiosamente lo rompedor del iPad2 es la tapa/funda, pero seguro que hay miles de personas renovándolo. Eso ya es vicio.

2) Marketing 0: Eso es "lean marketing" y lo demás son tonterías: con un par de cositas, agito el mundo... Un dispositivo que se escapa por ahí, una charla por allá... Y todo el mundo sabe que Apple va a sacar una cosa nueva, o un upgrade de un dispositivo, u OS, o lo que sea. A eso deberían aspirar todas las compañías, y para eso hay que combinar ingredientes únicos: un icono (Steve Jobs - fijaos que ya no hablo de gurú, o campeón de la innovación, o genio... es un icono, es otra cosa, trasciende todo lo anterior), y crear un concepto aspiracional (todos lo desean) que pueda estar al alcance de todos. Cuando el icono de gran repercusión social lanza el nuevo concepto, el mundo se estremece. ¿Para qué voy a hacer publicidad?

domingo, 23 de enero de 2011

Ratón perpetuo


Lo de la foto es un Magic Mouse de Apple, y es genial.

Hay muchos ratones wireless, menos que sean bluetooth, y sólo este (que yo sepa) con funcionalidad multitouch en su superficie.

Pero creo que a los ratones aún se les puede hacer algunas mejoras que creo que mejorarían significativamente la experiencia del usuario.

Primero: quitar las malditas pilas.
Está bien, se pueden recargar, puedo tener pilas de repuesto, pero eso puede no ocurrir y entonces maldices al ratón.
El ratón es un instrumento que por su función tienes que moverlo para usarlo. En los ratones con bola, se podría haber usado la rotación de la bola para generar energía, pero ahora eso ya no es posible.
Se me ocurren tres modos para capturar energía:
 - Fotovoltáica: Capturar la energía de la luz mientras no se usa. Malo para los usos intensivos, porque el usuario tapa continuamente la fuente de energía y no hay momento para la recarga.
 - Cinética: Hay relojes automáticos, ¿verdad? ¿Podría usarse esa tecnología para alimentar el ratón mientras se mueve? Seguramente. Es más, si se le acaba "la cuerda" bastaría con agitarlo y volvería a la vida.
 - Electromagnética: Estamos rodeados de ondas electromagnéticas en diferentes frecuencias. ¿Qué tal si capturamos esa energía a través de antenitas para alimentar el ratón?

Lo óptimo podría ser combinar las tres posibilidades.

Y Segundo: quitar el laser.
No sé si os ha pasado a vosotros, pero yo tengo problemas frecuentemente para encontrar superficies en las que los ratones láser funcionen bien. El problema está en el color de las superficies. O en que tengo muy mala suerte, o muy mal gusto eligiendo muebles :)
Creo que no hacen falta ni bolas ni lásers para detectar el movimiento del dispositivo. ¿Cuándo harán ratones con acelerómetros?

Para llegar comercializar a un ratón de este tipo existen algunos retos tecnológicos por resolver, como analizar si la energía que se puede generar por esos diferentes métodos es suficiente para el funcionamiento del dispositivo, pero otros ya están resueltos. Pienso que el principal desafío es hacer que el coste de producirlos sea lo bastante bajo como para que sean atractivos para el mercado masivo, o definir muy bien el nicho de mercado al que dirigirlos (con alto poder adquisitivo, como altos ejecutivos).

PD: Antes lo de la foto NO era un Magic Mouse, ahora sí. Como no soy nada maquero Google me engañó fácilmente.

lunes, 17 de enero de 2011

Dos twitters

La mayoría afirman que en twitter tienes que decir lo que te apetezca, tanto lo profesional como lo personal, que darle un toque personal le da "sal" al asunto.

Yo prefiero mantener dos cuentas twitter por separado, a quien le interese cómo soy y lo que hago en lo personal, que siga mi cuenta personal, y a quien le interesen la innovación y las telecomunicaciones, que siga la profesional. Y por supuesto, si a alguien le interesa todo, que lo siga todo... ¡Con lo fácil que es seguir dos cuentas!

El personal lo tengo vinculado con Facebook, así mis tweets personales se publican en mi perfil.

Aquí tenéis las dos:

martes, 11 de enero de 2011

Reflexión: efectos secundarios de la innovación

Usemos el concepto de "destrucción creativa" (Creative Destruction, creado en la teoría económica Marxista y popularizado por Joseph Schumpeter en Capitalismo, Socialismo y Democracia, 1942).

El mundo empresarial es cada vez más consciente de lo que significa innovar, cada vez hay más personas preocupadas y ocupadas por la innovación y esto crea valor... Pero también lo destruye. Empresas y modelos de negocio se ven abocados a la desaparición por la innovación de terceros. Cada vez que una organización crea, está destruyendo algo. Además se produce un efecto de realimentación: cuanta más consciencia existe de ello, más preocupación y ocupación en innovación existe. Cada vez se innovará más, se destruirá más, y los ciclos se acortarán.

Por otra parte, para la sociedad también existe creación de valor, y destrucción. Tenemos acceso a nuevos productos y servicios, pero podemos perder acceso al mercado laboral porque nuestra empresa quiebra o nuestro conocimiento resulta obsoleto porque han cambiado las reglas del juego.

En los próximos años (y puede que para siempre) lo que podemos esperar es un crecimiento de la inestabilidad laboral y una competencia fiera por nuestra atención (Posts relacionados: Una visión del mundo empresarial dentro de 10 años), por lo que como personas tendremos que aprender a reinventarnos, a gestionar nuestro tiempo para dedicarlo a lo que queremos, y a ahorrar para hacer frente a situaciones de inestabilidad. Y en nuestras empresas, será cada vez más relevante la (todavía infravalorada) aportación de valor que podamos hacer para ayudar a innovar.
 
Tómate la píldora de la innovación, la necesitas, y ¡ojo con los efectos secundarios!