sábado, 12 de junio de 2010

Del libro de papel al libro digital

Muchos aún nos acordamos del Walkman, ¡qué gran invento! Poder llevarse la música donde uno quiera.

Con los libros ese problema nunca ha existido. Uno siempre ha podido llevarse un libro. Llevarse dos, o tres, o cuatro libros ya es otra cosa.

Hoy a nadie le extraña que alguien saque un libro en el metro y lea. Dentro de poco, hacer eso será "de pobres" o "de nostálgicos", luego "de raros", y luego dejará de hacerse. Como las fotos de cámaras analógicas.

Y para no remar contra corriente, una idea de negocio para hacer que las corrientes fluyan más deprisa.

Al principio pensé: "le puedo decir a la gente que me de sus libros de papel y a cambio le doy sus libros en formato digital, y si me dan 100 libros les regalo un iPad con los libros cargados. Esto es negocio si consigo vender libros de papel de segunda mano más caros que el libro digital".

"Esto debe traer un montón de problemas logísticos y de control de calidad: ¿qué pasa si los libros están en mal estado? ¿Dónde guardo todos los libros que me envían? ¿Cómo los ordeno? ¿Cómo hago para venderlos?" Un montón de problemas, la verdad.

La solución pasa por que el almacén, el control de calidad y la venta esté distribuido, es decir, lo hagan proveedor y cliente. Dicho de otra forma: prosumers. El proveedor, propietario del libro lo pone a la venta en una web. Lo almacena en su casa. El cliente se conecta, lo compra y el proveedor se lo envía. Cuando lo recibe el cliente dice que está todo Ok y se cierra la transacción. El dinero de la venta me lo quedo yo y envío al proveedor el libro en formato electrónico.

Los matices los dejo para vosotros, pero me huele que detrás de esto hay un negocio rentable y voluminoso. Un Amazon podría hacerlo rápidamente, y ahí está el problema, en que su barrera de entrada a este negocio es prácticamente inexistente, y su capacidad arrolladora.

Habrá que pedir a los señores de Amazon que monten ese negocio rápido. Yo ya tengo 100 libros deseando salir de mis estanterías para convertirse en una flamante iPad (o Kindle, claro).

En cuanto a la foto, olvidáos de esa polémica surgida hace un tiempo. Desde el 4 de Diciembre de 2009 todos los libros tienen un IVA del 4%, los digitales también.

No hay comentarios: