sábado, 10 de enero de 2009

Socialmente Enredado

Acabo de recibir un mail que no me ha dejado de sorprender, cuyo título es: "Sus 12 invitaciones para conectarse en Plaxo están a punto de vencer."

Ya estoy en LinkedIn, hace tiempo en Neurona, ahora Xing, donde tengo mi cuenta descuidada, y no me voy a registrar en Plaxo. Me pregunto qué pasará si vencen las invitaciones... Si es que vencen, claro.

También estoy en Facebook, ignorando Hi5. Nadie me ha invitado por ahora a Badoo, Orkut, MySpace o hi5, pero mi actitud será la misma. No quiero enredarme más.

El que lea este blog o me conozca sabrá que llevo tiempo intentando impulsar una red social generalista privada (ammilia) que yo creo que está repleta de conceptos que todavía no están implementados, y que convierten a esta red social en única y diferencial. Pero no sólo eso, sino que la convertirían en LA red social. Lamentablemente no he podido contrastar esos conceptos con quien más sabe de redes sociales e internet, aunque sí que lo he podido contrastar con psicólogas y sociólogas quienes creen y desean que la red exista.

He de confesar que una serie de acontecimientos recientes en los dos últimos meses me han enfriado. ¿Se habrá cerrado la ventana de oportunidad? Sigue habiendo una vía, un camino, pero quiero dejarlo para el final. Se trata de convertir a ammilia en una entidad sin ánimo de lucro, en la Fundación ammilia, una red social hecha por la gente y para la gente, sostenida en base a donativos, como la Wikipedia. Difícil camino ese.

¿Porqué hemos bajado ammilia? La inversión se encuentra congelada (recursos = 0) y Servage, quienes alojan ammilia, hicieron un upgrade de plataforma que no fuimos capaces de resolver (porque recursos = 0). Estamos pendientes de instalar todo en una plataforma más estable (servidor dedicado Bravo en CyberNETicos) y dejar que respire solo. Esperemos que el bebé despierte de nuevo.

No hay comentarios: