domingo, 27 de mayo de 2007

Clone, o la gestión multiperfil (multiprofile management)

En el blog MPG Blogueando Expomanagement 2007 acabo de leer un post muy interesante, que en pocas palabras habla de mi pasión, innovar, en una forma que considero muy acertada.

Comenta:
"El profesor Chan Kim ha iniciado su intervención distinguiendo entre “mejoras” (relacionadas con la eficiencia, la productividad, etc.) y las “innovaciones” (relacionadas con la creatividad) y haciendo hincapié en que la misión de los directivos (y cuanto mayor sea su nivel organizativo, más) es centrarse en la innovación y no en la mejora."
Me ha encantado. Las empresas que se toman la innovación al más alto nivel se notan, y no basta con la intención, hace falta invertir seriamente y actuar con decisión hacia la innovación.

Este post me ha animado a desvelar una idea que he contado solamente a unos pocos, y que, si leen este post, me reconocerán rápidamente, con sólo leer el título ;-)

La idea se me ocurrió en el 3GSM de 2006, tras darle vueltas a que realmente no se ha encontrado una killer application móvil más allá de la voz y los SMSs. Pues bien, multipliquemos los ingresos de esas dos partidas.

A la idea la bauticé como "clone". En una línea, consiste en permitir la gestión multiperfil en un móvil, asociadas todas ellas a una identidad. Esto es: yo me doy de alta como cliente y por defecto tengo un perfil que tiene asociada una agenda de contactos, un buzón de SMSs, un calendario, etc. Puede entenderse que actualmente todos los móviles son monoperfil. Y la idea consiste en permitir que en un único teléfono se puedan tener múltiples perfiles para interactuar con el mundo, poder cambiar de uno a otro con facilidad y poder gestionar la interacción entre dichos perfiles, lo cual multiplica mi capacidad de comunicación, lo que para el operador implica multiplicar su número de "clientes", o perfiles que se comunican.

Pongamos un ejemplo. Tengo un perfil por defecto con un número de teléfono al que identifico como "personal". Soy contratado por una empresa y me dan un nuevo perfil, el perfil "laboral", esto es, un nuevo número de teléfono que sumar a mi móvil y que cumplirá unas características especiales:
  • recibiré llamadas del perfil personal y laboral siempre que tenga activo el perfil laboral, pero cuando tenga activo el personal no recibiré llamadas del laboral
  • los SMSs del perfil laboral sólo estarán disponibles desde ese perfil, y los personales desde ambos
  • se mantendrán dos agendas separadas, accesibles desde ambos perfiles, y cuando efectúe una llamada a un contacto de una agenda, la llamada se realizará desde el perfil al que corresponda la agenda, facturándose en cuentas diferentes, pudiendo ser incluso una prepago y otra postpago
  • las direcciones de facturación serán diferentes
  • y otras cosas más
El objetivo del ejemplo era ilustrar sin entrar en detalle lo que tendría que permitir, sin necesidad de poner en el móvil una tarjeta dual. Cambiar de un perfil a otro tiene que ser algo tan sencillo como pulsar una tecla y poner una contraseña (o PIN). Cada contraseña un perfil.

Más aplicaciones. Supongamos que me canso de trabajar donde estoy y envío currículums. Quiero que las llamadas personales se me desvíen al perfil laboral mientras trabajo, pero no las de otras empresas que llamen para ofrecerme trabajo o concertar entrevistas. Lo que puedo hacer es dar de alta otro perfil (perfil "currículum"), con su propio número de teléfono, que desvíe llamadas al teléfono cuando tenga activo el perfil personal, y que las desvíe al buzón personal cuando tenga activo el laboral. Con esto no pierdo llamadas y añado flexibilidad (ingresos para el operador por llamada entrante, y porque en algún momento la devolveré).

Otra aplicación. Supongamos que en múltiples tiendas me piden un número de teléfono donde de vez en cuando me van a ir enviando publicidad, descuentos o noticias. Pues doy de alta el perfil "spam" que gestiono a discreción, accediendo cuando yo quiera y que no tiene desvíos a ningún otro perfil. De todos esos mensajes también ingresa el operador.

Otra más: perfil "jugador" o "porno" o "gay", con el que uno hace apuestas, consume contenidos o lo que quiera sin que nadie más pueda saber que lo está haciendo, es prepago.

Más. Perfil "amante". Cuando lo activas no deja recibir llamadas de tu pareja al móvil, y cuando lo desactivas las llamadas de tu amante van al buzón del perfil amante, al que sólo se puede acceder cuando se activa dicho perfil.

Y seguro que tiene muchas aplicaciones más. Ahí la imaginación de cada uno. El hecho es que añade un grado de libertad importante a la comunicación móvil, grado de libertad que ya existe en Internet, donde uno puede crear múltiples perfiles o identidades con los que interactuar con el entorno. Uno se puede clonar sin mayor dificultad. Bow es un clon de mí mismo ;-)

Podría ser implementada de varias maneras: una de ellas es por un operador móvil, haciendo un salto al vacío, sin timidez, abordando la idea con toda su grandeza. La otra de ellas a través de una startup con una inyección muy importante de capital riesgo cuyo objetivo montar un operador móvil virtual alrededor del concepto. La complejidad es muy alta porque afecta a toda la estructura de información del operador, así como al concepto de SIM.

Hice referencia indirecta a esta idea en varios posts en el pasado. En este y este.

1 comentario:

Ricard Bou dijo...

Ahora sale el servicio:
http://www.elmundo.es/elmundo/2011/02/28/navegante/1298892292.html