lunes, 5 de febrero de 2007

De memoria web ¿a cerebro?

A estas alturas ya no nos sorprende Internet. Estamos acostumbrados a buscar entre millones de páginas web sin apenas esfuerzo y encontrar resultados aceptables en segundos. ¿Os habéis fijado cuántas veces buscáis a la semana o al día? Cuesta imaginarse cómo eran las cosas antes. Uno debía mantenerse en la ignorancia hasta que tuviese una enciclopedia cerca, o preguntase a las personas adecuadas, para conocer algo. Ahora ese conocimiento está al alcance de los dedos.

Tanto nos hemos acostumbrado a acceder a toda esa información que he visto cómo diferentes personas la utilizaban antes de ejercitar un poco su memoria. Lo típico, "tengo nosequé en la punta de la lengua", una búsqueda en la web y todo resuelto. Yo también he hecho eso. Temo que mi memoria se vuelva perezosa. No sé si me cuesta más recordar algunas cosas por la saturación de información o simplemente porque es más sencillo buscar que recordar. ¿Y si se apagase la web qué? Cada vez somos más dependientes de la tecnología.

Por ahora Internet no piensa, pero ¿y si pensase? ¿Dejaríamos de pensar? ¿Podrá llegar a pensar? ¿Hasta dónde podría llegar la web semántica?

No hay comentarios: